¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Uso de cookies
Política de cookies
 
Los portales de BACKSRONDO MEDIA, al igual que la mayoría de portales en Internet, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. A continuación encontrará información sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este portal, cómo puede desactivar las cookies en su navegador y cómo desactivar específicamente la instalación de cookies de terceros. Si no encuentra la información específica que usted está buscando, por favor diríjase a info@backstagemagazine.es
¿Qué son las cookies?
Las cookies son pequeños archivos que algunas plataformas, como las páginas web, pueden instalar en su ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada. Sus funciones pueden ser muy variadas: almacenar sus preferencias de navegación, recopilar información estadística, permitir ciertas funcionalidades técnicas, etcétera. En ocasiones, las cookies se utilizan para almacenar información básica sobre los hábitos de navegación del usuario o de su equipo, hasta el punto, según los casos, de poder reconocerlo.
¿Por qué son importantes?
Las cookies son útiles por varios motivos. Desde un punto de vista técnico, permiten que las páginas web funcionen de forma más ágil y adaptada a sus preferencias, como por ejemplo almacenar su idioma o la moneda de su país. Además, ayudan a los responsables de los sitios web a mejorar los servicios que ofrecen, gracias a la información estadística que recogen a través de ellas. Finalmente, sirven para hacer más eficiente la publicidad que le mostramos, gracias a la cual le podemos ofrecer servicios de forma gratuita.
¿Cómo utilizamos las cookies?
Navegar por este portal supone que se puedan instalar los siguientes tipos de cookies:
  • Cookies de mejora del rendimiento: este tipo de cookies conserva sus preferencias para ciertas herramientas o servicios para que no tenga que reconfigurarlos cada vez que visita nuestro portal y, en algunos casos, pueden ser aportadas por terceros. Algunos ejemplos son: volumen de los reproductores audiovisuales, preferencias de ordenación de artículos o velocidades de reproducción de vídeo compatibles. En el caso de comercio electrónico, permiten mantener información sobre su cesta de la compra.
  • Cookies de análisis estadístico: son aquellas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la utilización que hacen los usuarios de nuestros servicios. Gracias a ello podemos estudiar la navegación por nuestra página web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que ofrecemos.
  • Cookies de geolocalización: estas cookies son usadas por programas que intentan localizar geográficamente la situación del ordenador, smartphone, tableta o televisión conectada, para de manera totalmente anónima ofrecerle contenidos y servicios más adecuados.
  • Cookies de registro: cuando usted se registra en nuestro portal, se generan cookies que le identifican como usuario registrado e indican cuándo usted se ha identificado en el portal. Estas cookies son utilizadas para identificar su cuenta de usuario y sus servicios asociados. Estas cookies se mantienen mientras usted no abandone la cuenta, cierre el navegador o apague el dispositivo. Estas cookies pueden ser utilizadas en combinación con datos analíticos para identificar de manera individual sus preferencias en nuestro portal.
  • Cookies publicitarias: son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar eficazmente los espacios publicitarios de nuestro sitio web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Gracias a ella podemos conocer sus hábitos de navegación en internet y mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.
  • Otras cookies de terceros: en algunas de nuestras páginas se pueden instalar cookies de terceros que permitan gestionar y mejorar los servicios que éstos ofrecen. Un ejemplo de este uso son los enlaces a las redes sociales que permiten compartir nuestros contenidos.
 
¿Cómo puedo configurar mis preferencias?
Puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones de su navegador de internet. En el caso en que las bloquee, es posible que ciertos servicios que necesitan su uso no estén disponibles para usted. A continuación le ofrecemos enlaces en los que encontrará información sobre cómo puede activar sus preferencias en los principales navegadores:
Finalmente, puede usted dirigirse al portal Your Online Choices dónde además de encontrar información útil, podrá configurar, proveedor por proveedor, sus preferencias sobre las cookies publicitarias de terceros. Si desea contactar con nosotros respecto nuestra política de cookies, puede hacerlo en info@backstagemagazine.es
   
 


 
 
 
EL ARTE CREA ILUSIONES DESDE QUE EL SER HUMANO COMENZÓ A MANIFESTAR SUS PENSAMIENTOS. ENTRE TODAS LAS EXPRESIONES ARTÍSTICAS, SEGURAMENTE LA MÚSICA SEA LA QUE CAUSA MÁS IMPACTO EN LA SOCIEDAD. LA LÍNEA QUE SEPARA AL ARTISTA DEL MITO ES CAPRICHOSAMENTE FINA, POR LO QUE ES VITAL MOSTRARSE REAL, SER UNO MISMO. TRAS MÁS DE VEINTE AÑOS EN EL HIP HOP, JAVIER IBARRA INICIA UN VIAJE HACIA SU INTERIOR EN BUSCA DE SUS RAÍCES Y DE SU PROPIA NATURALEZA.
 
 
José Gordillo
 

 

 
 



 
 
Si hay algo que llama la atención nada más conocer a Kase.O es su naturalidad. El hecho de que sus primeras palabras sean de agradecimiento por esta entrevista difiere mucho de la presunta arrogancia que sugieren sus letras. Y es que las cosas nunca son lo que parecen. Podría decirse que Javier Ibarra Ramos refleja algunos de los comportamientos más característicos del hip hop, una cultura donde, incluso por encima de la competitividad, prima la confraternización y el respeto. Considerado por muchos el mejor rapero hispanohablante, su vida alcanzó un punto complicado y prácticamente se vio obligado a replantearse su carrea. "¿Por qué lo hago?, ¿por qué no soy feliz haciéndolo? Si yo me ponía un ritmo de Craig Mack, me pasaba la tarde rimando y no le daba ninguna importancia, tío", se preguntaba. Así que decidió echar la vista atrás para reencontrarse consigo mismo.
 
Javi nació y se crió en el barrio zaragozano de La Jota. A finales de la década de los ochenta experimentó su primer acercamiento al hip hop, concretamente al grafiti. Es más, su alias no esconde ningún significado, ya que simplemente enlazó las letras que mejor firmaba. Su amor por el verso despertaría poco más tarde. En su casa el rap retumbaba a todas horas gracias a su hermano Sergio, miembro de Gangsta Squad, uno de los grupos más destacados en Zaragoza a principios de los noventa. "Brutal era mi hermano, el DJ, y Lírico era el MC de su grupo", recuerda, "entonces, yo los iba a ver ensayar y soñaba con ser Lírico. Si el tío hablaba del diablo, yo escribía sobre el diablo". Las rimas le sedujeron tanto que comenzó a grabar sus primeros temas. Su método era tan primitivo como efectivo. En primer lugar, utilizaba un casete de doble pletina para obtener fragmentos exclusivamente instrumentales de grupos como Public Enemy. Una vez tenía la pista, se encerraba en el baño y descargaba sus rapeos sobre aquellos loops en bucle.
  
En aquellos años el hip hop se encontraba en plena expansión y Javi se empapaba de la mayoría de los grupos que iban saliendo. "Me gustaba el rap gánster de esta peña, de N.W.A., me gustaba Too Short, Ton Loc, también de Los Ángeles, Paris, de San Francisco…", es decir,  ¿más West Coast que East Coast? "Mmm, espera, para. Un poquito de todo. Sí que he sido 'westcoastsudo', eh, más de lo que lo era mi círculo. Pero en Nueva York también me gustaban Run DMC y Public Enemy, a Chuck D también lo he mamado muchísimo, tanto su mensaje y su actitud como la manera de viajar. EPMD, Keith Murray, Das EFX, Redman, Onyx, Boot Camp Clik… y Geto Boys, de Texas, por esas métricas tan rudas, tan de pueblo por así decirlo". "Das EFX y Onyx era lo que yo trataba de evocar en mis maquetas, ese rap violento y habilidoso a la vez", explica.
 
 
 
 
 
 
 
 
Kase.O grabaría su primera maqueta a los trece años. Rompecabezas (1993), lanzada en cinta de casete y con un buen recibimiento en el panorama nacional, bebía de muchas de sus influencias. El estilo de cada artista se forja mediante "procesos de imitación", de modo que "olvidarte de imitar a los que te gustan e intentar ser tú mismo es lo más difícil". Al hablar del rap español, para él los mejores eran BZN, "un grupo que en 1990 sacó un disco muy avanzado con unas producciones muy guapas, buenos flows para la época y buenas voces". Pero el grupo que más influenció en su momento "a toda España" y a él "el primero" fue CPV (El Club de los Poetas Violentos) con su Maqueta 1993: "Los flows, la estética, la manera de rapear, el estilo hardcore que impusieron… estaba muy avanzado para la época lo que hacían el Nafri (Supernafamacho) y El Meswy sobre todo. Métricamente esta peña hizo experimentos muy guapos que yo he estudiado y he incorporado a mi arte". En cuanto a sus referencias, Javi tampoco se olvida de Allan Beller y Presión, a quienes considera auténticos "maestros". "El Presión para mí es un verdadero artista", afirma.
 
 
 
 
 
 
JOSÉ GORDILLO: Hay una frase en la que decías que "el mayor riesgo es no arriesgar". ¿Hubo un momento en que decidiste que ibas a volcarte de lleno con tu carrera musical o fue algo más progresivo?
KASE.O: Fue más progresivo, hermano. Yo estaba estudiando y a la vez pues ya me llamaban algunos fines de semana para ir a actuar. Por suerte mis padres eran abiertos de mente y me dejaban ir con quince años a Pamplona a rapear, con dieciséis venía aquí a Madrid… poco a poco vas viendo la progresión, ¿no? Mientras aprobara mis notas y tal pues podía jugar al rap, esa era la única ley que había en casa. Luego ya cuando empezamos con Violadores fue todo muy progresivo. Yo seguía estudiando, tenía que sacar mi carrera, tenía que tener un título para mis padres porque ese era el trato: haz lo que quieras con el rap pero cumple con lo que nosotros queremos de ti. Y me terminé mis estudios y pues ya tenía más o menos independencia económica. Me vendía mis maquetas también, yo siempre he hecho dinero con el rap como quien dice. Moviéndome mucho y con mi arte pues si tengo que ir a tu casa o a tu cuidad con una mochila de quinientas cintas, me voy y las vendo. Entonces pues yo ya veía que ahí había futuro, ¿sabes?
 
J.G.: Ya veías posibilidades de poder vivir de ello.
K.O.: Por ejemplo, yo creo que el Rumba y el Hate sí fueron como "voy a ser rapper, no voy a estudiar ni voy a acabar el COU", aunque creo que sí que lo acabaron. Estos si fueron como que voy a por eso. Yo siempre quise tener mi guardaespaldas, mi pequeño título, y saber qué iba a pasar. Pero fue muy poco a poco, y bueno, estás viviendo con tus padres, no tienes muchos gastos tampoco… Hasta el Vivir para contarlo, que ya fue número uno y tuvimos una gran gira, no me vi profesional. Dije "ahora este es mi curro". Pero fue progresivo, sí, no fue como Operación Triunfo, tío, que de la nada al día siguiente ya eres famoso y todo eso. No, fue poco a poco. No tuve que arriesgar en ese sentido llegando a la frase de la que hablábamos. Pero "el mayor riesgo es no arriesgar", es así. Como te quedes con las ganas de algo… mal para seguir viviendo. Como te vayas a morir y digas "mierda, ¿por qué no me arriesgué aquella vez?", pues no quiero que me pase eso. No soy el gran valiente tampoco.
 
J.G.: Eres una persona precavida.
K.O.: Muy prudente, sí.
 
 
 
 
 
 
 
Dos años después de Rompecabezas llegaría Dos Rombos, con temas tan reconocidos como Soy de Aragón. En aquella época, Javi empezaba a disfrutar con sus primeros conciertos, aunque "al principio de los tiempos era duro subirse a un escenario delante de diez, quince o treinta personas. Había muy pocos rappers, y subías to' ciego para quitarte los nervios y tal". En una situación como esa "puedes beberte un par de copas para desinhibirte o pasarte de la ralla y subir to' ciego, vomitar en el escenario y toda esa mierda. Ni letras ni nada, gritando, no tenías el tono y estabas tan nervioso que bebíamos más antes de salir al escenario. Luego pues ves algún vídeo y dices "ostia, ese no soy yo" [risas]", cuenta acordándose de sus inicios, los cuales también rememora en canciones como Guapo tarde ("hice un par de shows a cual peor / no volveré a subir hasta que lo haga mejor"). No obstante, la experiencia es un grado, y con el paso de los años "pues vas puliéndote, intentando no salir tan borracho al escenario y controlar y ser un profesional, claro". 
 
La unión hace la fuerza. Por aquel entonces ya se estaba gestando la que sería una de las mejores agrupaciones de rap hispano de la historia. Brutal conocía a David Gilaberte (Lírico), Sergio Rodríguez (Hate) y Rubén Cuevas (R de Rumba) desde el colegio y poco a poco fue integrando a Javi con la peña, sobre todo en aquellas tardes en la Plaza del Rollo. Las colaboraciones entre ellos se fueron sucediendo cada vez con más frecuencia. Kase.O invitó a Lírico, Hate y Rebel (el hermano mayor de Hate) a participar en sus Dos Rombos con la canción Póker de Ases. Pero había sido en el … Es tan solo un aviso de Gangsta Squad donde Lírico, Kase.O y Hate habían encontrado el nombre de la agrupación con el tema Violadores del Verso. Incluso poco más tarde ya aparecerían con esa misma denominación en La historia interminable de Bufank, el grupo compuesto por Hate, R de Rumba y Juez. Se formaba así una alianza entre algunos de los MC’s (Lírico, Kase.O y Hate) y DJ’s (R de Rumba y DJ Brutal) que controlaban la escena hip hop en Zaragoza. Lo mejor estaba por venir.
 
El público empezó a verlos como un grupo, pues a partir de entonces empezaron a subir juntos a los escenarios. Fue ahí, entre bastidores, cuando se consolidó el buen rollo entre aquellos jóvenes viejos ciegos. "No ha cambiado mucho", asegura Javi, "los mismos nervios siguen estando, la misma responsabilidad y la misma camaradería. Los corros que hacemos en el backstage. El amor que hay ahí antes del bolo es bonito y viene todo de la tradición de Violadores de estar muy unidos". En 1998 salió a la luz el EP de debut, Violadores del Verso, que en 2001 se volvería a editar con el nombre Violadores del Verso + Kase.O Mierda, ya incluyendo Mierda, la conclusión del beef entre 'Jodeculos Ibarra' y Metro, del grupo Geronación. Canciones como Un gran plan o Virtuosos anticipaban ese estilo tan marcado a la vez por el jazz y por el hardcore. El primer LP de Violadores del Verso sería Genios (1999), con el sello Avoid y ya sin Brutal. Genios incluía dieciséis cortes con letras tan cotidianas como identificables para el oyente y colaboraciones de Rebel y el neoyorquino Jeru The DamajaMáximo exponenteEl rey de las cantinas o Yo tengo el funk serían auténticos himnos dentro del género.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
A partir de entonces llegarían el maxi Atrás (2000) y Vicios y virtudes, editados ya con su propia discográfica, Rap Solo, y recordados, entre otras, por Rap solo universidadMarrones, morenas, coronasTrae ese ronModestia aparteNinguna chavala tiene dueño / Porque ella lo dijoLa ciudad nunca duerme o las apariciones de SupernafamachoGran Purismo y Mr. Rango. Lo siguiente sería Tú eres alguien / Bombo Clap, que incluía un DVD con un concierto realizado en la Sala Aqualung de Madrid, un CD con canciones en directo y un maxi con Bombo ClapNada que hacer y el remix de La ciudad nunca duerme. Tras los trabajos en solitario de R de Rumba (Reunión - Sistema R.A.P1er contacto - Ley natura mantiene y R de Rumba) y el maxi Vivir para contarlo / Haciendo lo nuestro, el grupo alcanzaría su punto máximo de madurez con el LP de Vivir para contarlo, un disco temáticamente muy variado y en el que Kase.O subiría aún más el listón de sus versos con los cortes Pura droga sin cortar y Cantando. Con este álbum Violadores harían historia, convirtiéndose en el primer grupo de hip hop español en lograr un disco de oro. Además, como ya pasara tras Vicios y virtudes, poco después aparecería Gira 06/07- Presente.
 
Javier Ibarra no es de esas personas que se imponen límites cuando hacen música. Por regla general, los artistas sienten la necesidad tanto de embarcarse en nuevas aventuras como de experimentar. Tras la gira con Violadores del Verso, que le había llevado por toda España y Sudamérica, en 2009 comienza a dar conciertos junto a una banda de jazz, compuesta por Hugo Astudillo (saxo), Dani Comas (guitarra), Juan Pablo Balcázar (bajo eléctrico y contrabajo) y Dani Domínguez (batería). El motivo no era otro que la "diversión pura y dura", creando así un repertorio para tocar en jam sessions celebradas en salas pequeñas. La aceptación por parte del público fue tan positiva que decidieron darle más profundidad al proyecto. "Tuve que superar mis miedos e inseguridades de cara a que yo sabía que la gente estaba esperando un disco de hip hop con letras nuevas, pero entiendo que hay que hacer lo que a uno le pide el alma sin atender a opiniones externas", declaraba entonces para HHGroups. Nacía así Jazz Magnetism, un disco que partiendo del jazz versionaba quince temas clásicos de Kase.O. Además, volvieron a organizar una gira, esta vez a lo grande.
 
El 10 de junio de 2011 Violadores del Verso habían anunciado que dejarían de dar conciertos juntos durante algún tiempo. La razón era bien sencilla: cada uno quería su disco en solitario. Sho Hai (Hate) incluso ya lo había hecho unos meses antes con su álbum Doble vida y Lírico haría lo propio año y medio más tarde con su LP, Un antes y un después. Por su parte, Kase.O se lo tomaba con más calma, en parte debido a todo el antes, el durante y el después del disco de Jazz Magnetism y sus respectivas giras. Esa tranquilidad en el momento de crear es una de las ventajas que le da trabajar con su propio sello (Rap Solo): "Yo no tengo contratos con discográficas por suerte, pero flipa, que para mayo tienes que tener un disco y lo tienes que tener. Por eso salen los discos de mierda que salen". Sin embargo, el nivel de flow, rima, métrica y mensaje del zaragozano parecía haber tocado techo. Era muy difícil superar lo que ya había hecho en el pasado. La expectación generada por la llegada de su primer trabajo en solitario era tan grande que si Violadores del Verso, y en este caso Javi, siempre han sido muy minuciosos con sus letras, esta vez alcanzar la cota de la autoexigencia podía suponer un riesgo anímico para el propio artista.
 
 
 
 
 


"Me he pasado días enteros tocando hojas, sus texturas, abrazando la corteza de los árboles, fijándome en el amarillo del verano, el verde de la primavera y en todos los colores.
Todo eso para mí es el mundo real". / Manuela DUQUE
  
 
 
 
J.G.: Eres muy perfeccionista con las letras y a veces incluso que te llevas meses con un tema. ¿Prefieres ponerte todos los días un rato o esperar a que te aparezca esa inspiración?
K.O.: Yo voy escribiendo cosas, ya sea en notas de iPhone o en mis libretas; prosa, frases sueltas que no tienen rima, pensamientos… un pequeño diario. Un diario es un lenguaje muy cotidiano, no puedes ponerle mucha poesía a eso. Entonces, lo que hice, lo que hago, es escribir muchas frases. Por ejemplo, tenía un cuaderno con colores; hojas rojas, hojas amarillas, hojas verdes y hojas azules. Hojas rojas: todas frases de amor o románticas, pues ¡pum!, todas ahí, con seis cuadernos, como un escriba, frases de amor a la roja. Hojas amarillas: sobre el mundo, sobre tu interior, pues venga, vamos a buscar en esos…
 
J.G.: Tienes que clasificarlo porque si no te vuelves loco.
K.O.: Un puzle, es una obra de ingeniería al final. Tú partes de un brote de inspiración, pero el resto del trabajo es de campo, es de "vale, tengo aquí la idea, ahora vamos a hacer el puzle". O tienes cuatro frases increíbles que ya te expresan, pues de cuatro tienes que sacar veinte, tío. Me guardo punchlines. Tengo la frase guapa, pues tengo que hacer tres hasta llegar a esta, pero esta es la que yo un día me he apuntado, un día en el autobús en el que dije "¡pum!, 'frasota'". No me apetece rimarla pero tengo 'frasota'. Ahí quiero llegar, a esta frase quiero llegar e intentar que no sea paja todo ese camino, que la propia inspiración te haga desarrollar la idea. Entonces, ya te digo, hay brotes de inspiración de "¡pam!, veinte líneas, del tirón". Tienes el brote y ahora sin inspiración finaliza con otras veinte lo que has dicho en el primero que te vino porque, como tú dices, yo todos los días me ponía ritmos y con el cuaderno y a escribir, escribir y escribir. Luego mucha criba, coger cuadernos y tachar, tachar, tachar. Una criba es eso…
 
J.G.: Poner el filtro…
K.O.: El filtro hasta que encuentras el oro. Eso es el perfeccionismo del que hablamos.
 
 
 
 
Pero, como decimos, la continua búsqueda del perfeccionismo tiene un alto precio a pagar. Más si cabe cuando tu pasión acaba convirtiéndose en tu trabajo, "ya no porque sea tu trabajo, sino por la responsabilidad de que todos los ojos están puestos en ti. Tú sabes que esas rimas no las haces para rapeárselas a un colega, lo va a escuchar todo el mundo, ninguna rima es válida para ese reto", explica. "Al final es volver, más filosóficamente, a la misión del arte que es ser tú mismo, ser natural y expresarte", y para afrontar esa misión decidió mudarse cuatro años a Medellín, donde se enfrentaría a sus miedos y pasaría "una depresión que tenía que pasar en Medellín, en Zaragoza o en cualquier lado". Entonces, ¿por qué Colombia? Sencillamente porque el país cafetero le permitía reencontrarse con la esencia del hip hop más puro mediante grupos como Alcolirykoz, Crew Peligrosos, Kiño, LosPetitFellas, Lianna o Crudo Means Raw, quien muchas veces le ayudaría a superar el bloqueo creativo y con quien Javi entablaría una gran amistad. Javi disfrutaría tanto con la escena underground de Colombia que incluso acabaría grabando un cypher con artistas locales  Además, allí podría aislarse de todo, pasándose "días mirando al cielo viendo pasar las nubes, sin escribir una puta mierda, a veces disfrutando y a veces rayado, pero intentando disfrutar".
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Respecto al proceso de creación del disco, Javi se puso el nivel por las nubes, pues cada frase que escribía le parecía que no estaba a la altura. Aun así, lograría superar sus barreras. Primero lanzó el primer adelanto, Repartiendo arte, un tema "tan abstracto que no puedes tocarlo". "Yo dije "ahí os lo dejo, co', gestionadlo como podáis"", pues se trata de una de las canciones más subjetivas de su carrera, ya que él mismo ha reconocido que para componerlo se inspiró en una obra de Vasili Kandinsky sobre la abstracción del arte. Poco después, en septiembre de 2015, llegaría Previo, un maxi que, además de Repartiendo arte, incluye Tutorial a.k.a. Casino, producido por Xtragos y en el que volvemos a ver al Kase.O más firme y competitivo, y Hardcore funk, producido por Crudo, en el que cuenta con la colaboración de nada más y nada menos que PMD y cuyo videoclip fue grabado entre Medellín, Nueva York y Zaragoza.
 
Justo un año después de Previo se presentaría en el Círculo de Bellas Artes de Madrid el nuevo disco de Kase.O: El Círculo. Para ir abriendo boca publicaría Esto no para, producido por el ya fallecido Cash Flow. En su primera semana recibiría más de un millón de visitas en la cuenta oficial de Youtube, con un videoclip realizado por Joan Molins que, según el propio Javi, representa una fábula pseudo-mística que describe la humanidad contemporánea. Ocho días después aparecería por fin El Círculo, con las colaboraciones al micrófono de Xhelazz, Sho Hai, Hermano LShabu One ShantMcKlopediaNajwa y Lírico y las producciones de Gonzalo Lasheras, Cash Flow, El ArkeólogoJuez OneTeóricoBig Hozone, Crudo Means Raw, R de Rumba y el mismo Kase.O como Javato Jones. En total, diecisiete cortes (más un bonus track en plataformas digitales) que conforman un LP muy personal, donde Javier Ibarra se abre al mundo para acabar dominando a la bestia que había creado y alimentado durante tantos años: "Ya no me vale el postureo o el engrandecer a Kase.O y alabarle todo el rato. No, no. Tuve que humanizar a Kase.O". 
 
 
 
 
 
 
J.G.: En El Círculo, también por ser un disco en solitario, hay mucho de Kase.O pero se ve más que nunca a Javier Ibarra. ¿Necesitabas algo así para soltar todo lo que tenías dentro y mostrar más a la persona que a la imagen que tiene la gente de ti?
K.O.: Totalmente, hermano. Esa fue la solución al caos que había en mi cabeza antes de empezar el disco, el por qué lo estoy haciendo. ¿Por qué?, ¿porque me toca?, ¿porque la gente lo está esperando? ¿Tengo algo que decir? ¿Quién es Kase.O?, ¿qué espera la gente de Kase.O?, ¿qué ha hecho en el pasado Kase.O? ¡Qué aburrido volver a hacer lo mismo! ¿Pero cómo me enfrento a esto? Sé lo que no quiero pero no sé lo que quiero. No quiero imitar a Erick Sermon, me encanta su música, me encanta Roc Marciano, Brownsville Ka, pero estos son de Buffalo, co', son del Bronx, son de tal, yo estoy viviendo en la naturaleza, tengo otra manera de ver la música. ¿Qué música es la que me gusta? Tuve que llamar a Javier Ibarra, como tú dices, pedirle ayuda, y decirle "tío, salva esto, no estoy a la altura de Kase.O, no puedo cumplir las expectativas de Kase.O, aquí tenemos un marrón gordísimo".
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Al final, la persona acabó salvando al mito. El Círculo ha tenido tan buena acogida que no han pasado ni dos meses de su lanzamiento y ya ha sido premiado con el disco de oro, es decir, 20.000 copias, un mérito más que notable, especialmente en los tiempos que corren. El día antes de que Kase.O reciba este gran reconocimiento en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, tengo la oportunidad de sentarme con él a charlar, entre otras cosas, sobre su trayectoria, su proceso de creación y, cómo no, su último trabajo. A mi lado me acompaña Fulo, MC y productor del grupo de hip hop italiano Kmaiuscola y quien también aporta su granito de arena a esta entrevista. "Se está muy bien, co', pues aquí", me comenta el señor Ibarra secundado por un Martini Rosso. Se le ve cómodo, da la sensación de haberse quitado un gran peso de encima y de haberse desprendido de cualquier miedo que lo atormentara en todo este tiempo. 
 
La figura literaria fundamental en el rap desde siempre ha sido la metáfora, y Kase.O es un auténtico maestro a la hora de utilizarla. Los guiños y los dobles sentidos son una constante en sus canciones y emergen por primera vez en la conciencia incluso varias veces después de reproducirlas: "Una letra que está hecha para perdurar tiene su trabajo y sus minas, sus bombas ahí, que me gusta que lo digas porque es así, porque se dejan muchos recados", a pesar de que muchas veces ha tenido esa sensación de decir "esto no sé si se entiende muy bien". Uno de los ejemplos más claros los vemos en Repartiendo arte, donde "la gente piensa que es la muerte cuando sale del esqueleto al principio. Y está bien, yo no seré el que te diga "no, no estoy hablando de la muerte", me parece guay, tío, si he creado eso en ti, pero también sales del cuerpo cuando sueñas, cuando imaginas, no hace falta morir realmente para que tu conciencia viaje". En función de la educación y los valores "cada uno interpreta lo suyo", pero eso a él no le frustra, sino que piensa "oye, no lo ha entendido pero al gacho le ha sugerido cosas". 
 
Aun con todo el peso de la retórica, en El Círculo la mayoría de las rimas van muy directas para que la gente "lo entendiera también a la primera, sin grandes estudios ni volverse muy loco". "Muchas veces la poesía se empeña en disfrazar el sentimiento, tío, todo por una buena métrica, un buen flow, una palabra, y al final el sentimiento…" como que le deja a uno un poco vacío. Javi ha tenido esa sensación en su carrera, y ahora, cuando ha sido totalmente sincero, ha llorado con sus letras y se ha dicho "esto no me ha pasado nunca, ¿qué coño he hecho? Pasar de la rima, co', pasar de la métrica, que no paso, que tengo mis estilos, pero es un infierno, tío, combinar sentimiento con estética”, sobre todo porque la métrica no es más que una vía para llegar a un mensaje, y en este caso el mensaje partía de recuerdos exactos: "Un recuerdo no lo puedes matizar o adornar, o un trauma. Eso es una cosa visceral, no puedes buscarle palabras bonitas, tío".
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
J.G.: En el disco destacan dos elementos que siempre han estado presentes en tu música y en El Círculo parecen estarlo todavía más, que son el arte y la naturaleza. ¿Cómo es esa conexión?
K.O.: Pues que bonito que digas eso, hermano. Yo con la naturaleza he tenido mi conexión en Colombia. No digo que antes no me gustara, yo siempre he sido feliz en la naturaleza, pero allí he tenido mucho tiempo para observar el ciclo natural, de maravillarme viendo la maravilla de la creación. Vamos por las ciudades y no reparamos en los árboles, nos parece que no sienten, que no sirven para nada incluso, y estamos rodeados de ellos, pero no los miramos a diario. Allí me he pasado días enteros tocando hojas, sus texturas, abrazando la corteza de los árboles, fijándome en el amarillo del verano, el verde de la primavera y en todos los colores. Todo eso para mí es el mundo real; el sol, el agua, la tierra, las plantas… no los blues estos, co' [señalando el móvil], que esto no existe, todo lo que hay ahí dentro no vale para nada, bueno, alguna cosa vale, no estoy haciendo campaña, pero la gente se olvida de lo físico, de lo natural, de la mayor representación artística que hay en nuestro mundo. ¡Cómo combina los colores la naturaleza, tío! ¡Cómo los combina el otoño! Es una pasada, eso es la perfección.
 
 
 
 
El Círculo se caracteriza por dar cabida a una gran variedad lírica, métrica y rítmica. A los ya clásicos sonidos hardcore y funk se unen también otras influencias como el flamenco (Mazas y catapultas). En cuanto a la temática encontramos desde canciones muy personales como Guapo tarde o Basureta (Tiempos raros) hasta la más pura competi' en Yemen, pasando por cortes nostálgicos como Viejos ciegos o más profundos como Repartiendo arte y Triste. Esta mezcla es el resultado de todas las referencias musicales de Javier Ibarra, que, aparte del hip hop, pasan por el jazz, el funk o el soul, sobre todo a raíz de leer en los créditos de los discos los samples con los que se confeccionaba cada instrumental. Su experiencia musical y sus ansias creativas le han llevado incluso a coproducir hasta nueve de los temas del disco bajo el alias de Javato Jones, además de Interludio - Quieren copiar, que produce de manera íntegra.
 
Si hay un artista al que Javi sigue de toda la vida y al que considera su "gran héroe de niñez y adolescencia", ese es Michael Jackson: "El primer disco que escuché fue Bad, con cinco o seis años, con conciencia de que eso estaba to' guapo. Antes de dormir cómo me transportaba su manera de enfocar la música, los acordes to' suaves… es una influencia increíble para mí". También confiesa que le encantaría parecerse a Otis Redding y que es capaz de hacerle llorar. "Y me gusta mucho uno que se llama Beck, un loquito americano que hizo la de Loser, "soy un perdedor…". Ese gacho tiene discos por ahí muy guapos, combina muy bien tanto el breakbeat como el grunje. También y hay parte de Beck en mí", reconoce. "Me gusta Sabina también, me gusta Calamaro, Rosendo, también me gustaría parecerme a ellos", por no hablar de su amor por el funk, es decir, los "James Brown, George Clinton, Parliament, Zapp o Roger Troutman".
 
  
 
  
  
 
 
 
 
 
FULO: ¿Reconoces que hay una manera más ligada al hip hop y otra a un rap que pueden hacer más o menos todos? O sea, hay una manera de representarte tú mismo todavía en el hip hop y no en un simple rap que puede salir de un chaval de veinte años que no ha escuchado nunca a los antiguos, pero como el rap está de moda se meten y a lo mejor tienen éxito.
K.O.: Tener un éxito o crear un hit no te voy a decir que sea fácil, pero no es tan difícil como tener una carrera de veinte años o que no se te vaya la cabeza. Un éxito puedes exprimirlo en dos o tres años hasta que la gente ya no quiera verte, porque te has exprimido tanto que la gente no tiene ganas de ti. No sé si te estoy respondiendo muy bien a la pregunta, pero acerca de lo que dices, la gente que no ha escuchado a Busta Rhymes…
 
F.: Les falta cultura de algún lado.
K.O.: Rapean como Nach, como Kase.O o como el Tote King. No tienen más referencia que los españoletes, con lo cual se parecen todos entre ellos. Tote King mama de Busta Rhymes y de todos los que estamos hablando, y yo también, de mucha música. Claro que no me he inventado ninguno de mis estilos, todos son influencias, pero son tantas influencias que al final tú de eso haces algo. Pero si escuchas solo Violadores, Nach, Tote King y aparte estás sin raíces y sin esencia… Eso es lo normal, la moda es lo que pasa de moda, entonces, mucha gente entra por la moda y luego se sale. Llevo veinticinco años en el mundo del rap y he visto a los mejores raperos que se iban a comer la escena y no, desaparecen. Eso es ley de vida. Ser un apasionado de la música no es lo normal, llegan luego cosas en la vida que se te hacen más importantes. Pero lo importante es el respeto, respetar a los viejos y los viejos respetar a los nuevos que se lo curran. Ahora hay mucho toy suelto porque no les dan un capón en la gorra. Mis tiempos eran muy duros, en la peña los mayores eran crueles y examinadores y te decían toy a la cara.
 
F.: No solo en el rap, sino en el grafiti, el break dance…
K.O.: En el break dance es durísimo. No te enseño el truco, no te paso este disco… era un mundo duro. "¿Que no sabes quién es MC Eiht? ¿Que no sabes quién es Compton’s Most Wanted? Ostias, vaya 'toyaco', vete a estudiar". Ahora todo está lleno de toys, no saben de nada. ¿Quién? Eminem. Venga, nómbrame más: Eminem. ¡Oh! Vaya cultura de rap tienes, co'. No esperes competir contra Tote King ni contra Kase.O con esa cultura. Eso también hay que tenerlo claro.
 
 
 
 
 
 
 
 
J.G.: ¿Qué sientes o qué se te pasa por la cabeza cuando saltas a un escenario?
K.O.: Pues que no se me olviden las rimas, tío, y que mi voz esté transmitiendo, que le llegue igual al del fondo. Da igual el sonido, es tu manera de evocar o de emitir. La primera frases es como "ya estoy aquí, ahora no te equivoques, hijo puta" [risas], y todos esos pensamientos también mandarlos fuera de ti, ir para adelante. Luego a la tercera canción ya estás, ya te han aplaudido y te relajas. Pero ahora, últimamente, que he tenido que ensayar mucho porque las letras las tengo recientes y tal, salgo ahí concentrado, de "no mires al capullo ese de ahí ni a la rubia de allí ni al otro" porque quiero ser profesional, ¿sabes?, que cuando vengas a verme digas "¡jo!, me ha gustado más el concierto que el disco, ha rapeado mejor que en el disco el hijo puta". Eso es lo que tiene que decir la gente cuando salgan de mi concierto: "¡Guau! Es que lo ha entonado mejor". Esa es mi lucha. A mí me da respeto el público y soy profesional y responsable, no salgo ahí a darme un baño de masas. Luego me lo doy a mitad de concierto y al final espero mi aplauso, pero al principio es como "tienes que hablar bien de mi mierda", tío, no he venido aquí para que te vayas diciendo "vaya mierda de sonido, el tipo desganado, ni nos ha mirado…". No, tío, esa no es mi mierda, tienes que salir de mi concierto diciendo "esto es lo mejor que he visto, tío".
 
 
 
 
Apenas un par de horas antes de que diera comienzo la entrevista, Fulo me había chivado que trae preparada una pequeña sorpresita. Así pues, llegado este momento nuestro buen amigo italiano decide preguntarle a Kase.O si podríamos escuchar alguna cosita del último disco, a lo que este responde con una predisposición absoluta ("sí, hágale"). Fulo sitúa su Akai MPC 1000 sobre la mesa y Javi reacciona al principio con cierto desconcierto. "Oh, shit. Esto es superdifícil de manejar, hermano. No me jodas que haces sonar esto…”, y, efectivamente, Fulo lo hace sonar. Desde el altavoz de su MPC empieza a emerger una instrumental que nos sugiere un corte perfecto para ir cerrando un círculo sobre Javier Ibarra que abre y cierra el gran Kase.O: Yemen. Presenciamos en directo la metamorfosis de la persona en el mito. Su rapeo es limpio, su mensaje, directo y su habilidad lírica, aplastante. Una vez acaba el beat, Javi pone fin a nuestro encuentro tal y como lo empezó, con un amistoso abrazo y dándonos las gracias.